SØREN KIERKEGAARD [parte II]

“Cada cual encuentra su forma de vengarse del mundo.
El mío consiste en llevar mi dolor y mi pena en el
fondo de mí mismo mientras que mis bromas distraen a los demás…”
(Kierkegaard)

Dinamarca, 1838:

Muere Michael Pedersen, padre de Kierkegaard, no sin antes confesarle a su hijo los pecados que durante tantos años lo habían atormentado. Finalmente, después de tantos años de presenciar a ese ser devoto y melancólico a la vez, a Kierkegaard se le revelaba la lucha interna, el arrepentimiento, y la culpa en la que se había debatido su padre. Continúe leyendo >>>

Simone Weil

«Siempre me he prohibido pensar en una vida futura, pero siempre he creído que el instante de la muerte es la norma y el objeto de la vida. Pensaba que para quienes viven de la forma adecuada ése es el instante en que, por una fracción infinitesimal de tiempo, la verdad pura, desnuda, indudable, eterna, penetra en el alma. Puedo decir que jamás he deseado para mí otro bien» (Autobiografía espiritual, 1942). Continúe leyendo >>>

Edith Stein (segunda parte)

 “Nada arrebata el cielo a uno,
sin recompensarlo inmensamente”
(Edith Stein, 12/10/1927)

Edith Stein, al igual que muchos renombrados filósofos de la época, vieron en la fenomenología una nueva forma de comprender la existencia. Se apropiaron de sus postulados y los transformaron a fin de responder sus propias inquietudes. ¿Cuál es el camino a la verdad?, ¿qué es la verdad?,  ¿cuál es la verdad del hombre? Continúe leyendo >>>